Prácticas Master UIC con DICCIONARIOS DE SIMBOLOS (III) simultáneas con la lectura de La Ciudad Cautiva, cap.II

Pido excusas a los alumnos del Master por no dar abasto a responderlo todo, a la vez que agradezco vuestros comentarios y notas, que incluyo aquí algo resumidos. Conviene recordar que son dos los diccionarios con los que recomiendo trabajar (el de Herder, más completo que el de Cirlot, conviene saberlo manejar y conocerlo, de cara al futuro). También interesa completar vuestro comentario general con los descubrimientos de símbolos y encadenamientos concretos que a uno le llaman la atención y le orientan. Algunos ya lo habéis hecho así. Animo a los demás a irse incorporando a este tipo de aprendizaje directo del lenguaje analógico y la cosmología, que ciertmante irá dando frutos “cada vez más sazonados”.
Cordialmente,
J.O.P.

Gemma

Escribe: “Me gustaría una ampliación sobre los símbolos fundamentales. Simbolismos que están en todas las religiones: aquellos símbolos que hablan del alma, de lo invisible, de nuestro interior…”

J. O.: Todo es símbolo. El símbolo evoca la dimensión interior del mundo, de uno mismo ( la vivencia interior, el significado profundo, otro plano del ser y de la vida). Reconocer el simbolismo es reconocer nuestra alma y el “alma del mundo”; nos facilita salir del “encierro” que es la visión horizontal de la vida, la permanente “distracción” unilateral con la materialidad de las cosas, la rutinaria historia, el pensamiento . El simbolismo  (cada símbolo ) nos invita a la forma analógica de pensar, o mejor, de sentir, ya que se trata de una forma de pensamiento empática, identificante, no-dual. Este mátodo es la hermenéutica tradicional (o simbólica), aplicada igualmente a los ritos, a los mitos, a la historia sagrada. Es una metodología de trabajo espiritual, meditativo, contemplativo. Poco a poco se va entrando en esa nueva/vieja forma de ver. Para la etapa de este Master, en la que nos hallamos, yo recomiendo el la preciosa herramienta que son los diccionarios y los consiguientes ejercicios –que hay que hacer- (junto con la enseñanza oral y escrita que estamos compartiendo).

Además, las grandes religiones tienen cada una su propia “paleta” de símbolos, con los “colores” que la caracterizan, formando un sistema analógico, que comprende también los ritos y las historias sagradas (mitos).

Las grandes religiones coinciden esencialmente en los grandes rasgos del simbolismo, como no podría ser de otro modo, ya que el mundo siempre es el mundo, el ser humano es siempre el ser humano y Dios es siempre El que Es. Hay una coincidencia total en las formas más directas y escuetas del simbolismo, como son los números, la geometría regular, el movimiento de los cuerpos celestes, y el comportamiento del sonido en la escala musical. Esos cuatro puntos forman el “quadrivium” que es el “programa” de la ciencia universal y superior de los ritmos del ser humano y el universo, ciencia (escolástica) compartida por todas las grandes civilizaciones y tradiciones sagradas de la humanidad. En esta asignatura la introducimos con el modelo de la ciudad y la geometría del mandala. Allende estas formas tan escuetas y directas de simbolismo, está la iconografía, muy adecuada a la enseñanza en el contexto académico. Con ella hemos empezado a trabajar especulando con las Tres Gracias.

Tatiana

La FLOR, que aprecio y que siempre me llama la atención(…en elDiccionario de símbolos):…belleza con la fugacidad del tiempo (…). <También> imagen arquetípica del alma, un centro –al igual que el mandala– del que derivan las demás cosas y que siempre guarda una relación directa con lo que nace de su interior (de la flor, los pétalos y el olor que se desprenden; del alma, el cuerpo y nuestras acciones, etc…).

Josep Mª:

A comienzos de febrero tuve la oportunidad de pescar unos días en el interior de Lleida el río Segre, donde todas las jornadas nos acompañó una densa niebla, característica de esta zona. Si ya uno se siente pequeño ante la grandiosidad de la naturaleza y de sus ríos, con este fenómeno te sientes también perdido… Dice Cirlot en el Diccionario de símbolos: “La NIEBLA simboliza lo indeterminado, la fusión de los elementos aire y agua, el oscurecimiento necesario entre cada aspecto delimitado y cada fase concreta de una evolución…”Yo  no me había parado a pensar en el tema del “oscurecimiento necesario”…los elementos no cambian ni son de un modo absoluto, sino que también tienen fases de transición, del mismo modo que sucede con todo aquello que ronda nuestro corazón, y que se va transformando y creciendo. Quizá por esto la próxima vez tenga un motivo para admirar la niebla –en vez de quejarme, que de nada sirve- y pensar en algún instante sobre estos temas.

 

Mª José haanotado y buscado sobre las siguientes entradas, entre otras cosas:

El SANTUARIO, según Filón, designa la penetración de los misterios divinos

El TEMPLO …“el propio universo está concebido como un templo, y los místicos convierten el alma humana en el templo del Espíritu Santo. El templo es el lugar de habitación de Dios sobre la tierra, el lugar de la presencia real. Está hecho según el modelo divino; su plano es revelado. Los templos budistas tienen la estructura horizontal del maandala: símbolo horizontal de Purusha, la presencia divina en el mundo. El templo que el rey Salomón construye a Yahvé es un modelo de simbólica.

La CHIMENEA es un canal por donde pasa el soplo que anima el hogar, excita el fuego, conserva la vida de familia o del grupo. Participa del simbolismo del fuego y del calor.

El CALOR es una potencia cósmica que le permite a uno nacer del caos primordial. Hace madurar biológica y espiritualmente. Su acción es más rápida y eficaz cuanto mejores son las disposiciones del sujeto.

El FUEGO es la representación más cierta de Dios (Agni, Indra, Surya <son algunas de sus denominaciones en el hinduismo>)

 

Evaristo:

Dos símbolos que me han llamado la atención por su importancia en los capítulos de La Ciudad Cautiva, símbolos para mí muy especiales desde que comenzamos los seminarios:

 

CIUDAD

Leyendo el diccionario de los Símbolos he entendido más la ciudad como símbolo en  La ciudad cautiva. Veo como las ciudadesreflejan el orden celestial y reciben sus influencias. Son imágenes de centros espirituales.

Las ciudades son cuadradas y están orientadas. En la antigüedad y aún hoy día en la India o en China las dos vías perpendiculares unen las cuatro puertas cardinales y hacen que el plano de la ciudad se asemeje al mandala cuaternario simple de Shiva en las ciudades.

Pero sobre todo me llama la atención que el centro de la ciudad es igual para cualquier religión. En el centro de Ayodhya está el Brahmaputra; en el centro del mandala, el Brahmasthana; en el centro de la Jerusalén celestial está el Cordero. En el centro del hombre está en corazón y el fuego, la luz el conocimiento.

FUEGO

De los distintos símbolos es el que más me ha llamado la atención porque el fuego está en el centro de la ciudad en su fundación, el fuego está en el altar, el fuego está en el interior del hombre. El apartado 3 dedicado al fuego, del diccionario de Jean Chevalier  me ha llamado especialmente la atención. En él se dice que Budddha sustituye el fuego sacrificial del hinduismo por el fuego interior, que es a la vez conocimiento penetrante, iluminación y destrucción de la envoltura “Mi corazón es el hogar, la llama es el yo domado…”

Raquel

”…me ha interesado especialmente (…) la definición de Schneider del simbolismo: el arte de pensar en imágenes, perdido por el hombre civilizado en los últimos 300 años, a consecuencia de las catastróficas teorías de Descartes. Esto unido a que “en las ideas siempre hay algo de las creencias” me ha llevado a meditar sobre el deber-necesidad-naturaleza  del hombre de integrarnos como individuos en unidades más amplias (M.Eliade), sociedad, cultura, universo.

La vuelta a los arquetipos tradicionales (imágenes o esquemas congénitos con valor simbólico que forman parte del inconsciente colectivo) puede ayudarnos a recuperar los valores perdidos, aunque su presentación tendría que tener una apariencia diferente. Planteamientos nuevos de pautas de comportamiento tradicionales, basadas en el bien común. Me ocupan de manera especial los símbolos relacionados con la ciudad y su medida humana, al mismo tiempo que la trascendencia de ese ser humano manifestada en la sociedad. El hombre es un ser social por naturaleza y no puede desarrollarse fuera de ella. Resumiría mi incursión en el diccionario con una frase de Pío XI en Divinis redemptoris: “Ninguna persona es un verso suelto, sino que formamos todos parte de un mismo poema divino que Dios escribe con el concurso de nuestra libertad”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s