TaiChiKung: el Árbol de la Vida en nuestro cuerpo

TaiChiKung: el Árbol de la Vida en nuestro cuerpo

 

CIMG1282 - copia (2)

 

El Arbol de la Vida es uno de los cosmogramas tradicionales para aprender a reconocer la estructura sutil de nuestro cuerpo. Es más: nos ayuda a reconocer otro cuerpo (cuerpo de chikung, cuerpo energético, cuerpo de luz) desde el cual aprendemos a realizar todos los movimientos y desplazamientos. Es un cuerpo que se siente, aunque no lo veamos. También podríamos llamarle “alma”…al menos orientativamente, para empezar. Su estructura es aludida por tres pilares verticales y tres triángulos escalonados, enraizados en la tierra a través de los pies. La estructura se dibuja corrientemente con líneas rectas enlazando los puntos de luz. Pero en realidad las líneas son curvas y se mueven en forma de hélice, o espiral: cual una serpiente de fuego enlazando el Cielo con la Tierra. Ese tipo de conexión es el objetivo de la “gimnasia sagrada” TaiChiKung: una forma de sanación a través del movimiento consciente. O una meditación dinámica. Se aprende por indicaciones que nos son dadas desde fuera, pero se reconoce y realiza por dentro de uno, mediante la consciencia. Nos transforma en algo distinto a lo que creíamos que éramos…

 

(Hallarás en ese mismo blog anuncio de las prácticas en Barcelona, Cardedeu y la Seo de Urgel, donde puedes venir a experimentarlo)

 

 

Del Árbol de la Vida al esquema corporal

001

El Arte de la Energía integra al TaiChiKung  importantes conocimientos y métodos de la Kabbalah, que es la tradición sagrada ancestral común a las culturas hebrea, cristiana y musulmana. Coincide plenamente con los contenidos de las tradiciones del ExtremOriente y es para nosotros una manera más directa y accesible de acceder a ellos en muchos casos. Hay una Tradición Primordial de la Humanidad, que descubrimos a través de disciplinas “transversales-no-religiosas” como el TaiChiKung, vinculadas originariamente a ese legado ancestral que hoy llamamos vulgarmente “chamanismo”. Es sabido que tradicionalmente el TaiChiKung ha sido practicado y enseñado por maestros taoistas, budistas, confucianos, musulmanes y otros muchos que hoy no sabemos, ya que el Asia es un gran crisol de intercambios y culturas, y tanto los hebreos como los cristianos tuvieron en la China comunidades desde época remota. Accedemos, por lo tanto, a la enseñanza y sus contenidos por donde nos resulta más cómodo y directo.

En este caso aprendemos a reconocer en nuestro cuerpo sutil (que es el cuerpo tal como lo sentimos) las energías vibratorias de los Diez Esplendores (en hebreo, “sefiroth”), que son los frutos del Árbol de la Vida. Ese árbol cósmico en el que aprendemos a reconocernos a través de nuestro cuerpo físico-mortal. Tales frutas salen en los cuentos y los mitos bajo el aspecto de manzanas de oro, que significa de luz, para poder alimentarnos de ellas interiormente.

A ese tipo de alimentación se refiere la palabra misma “kabbalah”, que en hebreo significa “recepción” (de luz, de comprensión, de bondad, de energía curativa, revelación, amor, unidad y tantas otras cosas venidas del Cielo). Con las prácticas y movimientos de la gimnasia sagrada, que es el TaiChiKung Arte de la Energía, activamos, dinamizamos y compartimos el alimento de tales frutas energéticas, que vibran en nuestro cuerpo, aún sin saberlo.

Para facilitarlo practicamos las incantaciones (o mantras) que son formas de hacer vibrar con la voz las células y tejidos de las distintas partes del cuerpo. Ese tipo de prácticas es común a todas las tradiciones espirituales de la humanidad…Usamos las “palabras sagradas” ancestrales y “reveladas”, porque son las más acordes con las cadencias vibratorias más auténticas y efectivas. En este caso las tomamos de la lengua hebrea, que es el lenguaje original de la Biblia, el más sagrado de los libros para los pueblos de origen judeocristiano, y patrón de los principales desarrollos artísticos y culturales de nuestra civilización de Occidente. Sobre la lengua “hebrea” hay mucho que decir, y de ello hablaremos en una próxima entrada, al compás de las necesidades que vayan surgiendo de las prácticas en curso.

CLASES Y PRÁCTICAS DE VERANO EN MENORCA

Ya tenemos horarios y espacios para los nuevos cursos!
Deseamos que los disfruteis!!



Nota: Aquellos que naveguen con Internet Explorer o Mozilla Firefox pueden tener 
problemas al visualizar los documentos una vez ampliados. 
Actualizad la pagina para 
mostrar la imagen correctamente.

El mandala como árbol cósmico en la cabalá

Incluyo aquí un hermoso vídeo recién recibido de Sergi Cera -a quien mucho lo agradezco- que describe el mandala en clave cabalística de la escuela de Isaac Luria, hoy accesible a través de internet. La cabalá (que significa “tradición”) es una disciplina sapiencial (científico-filosófica) anterior al judaísmo y coincidente con el cristianismo y las grandes tradiciones de Oriente. Contiene los principios de la metafísica, la ontología y la cosmología, que están en la base de las grandes tradiciones espirituales de la humanidad. En el Renacimiento quedó incluida en el humanismo cristiano por obra de ilustrísimos sabios, entre los que destaca Juan Pico de la Mirándola, quien recibió las enseñanzas de dos judíos hispanos (Pedro de Heredia y Flavio Mitrídates) que ya tenían prohibida la entrada en su territorio natal. La cabalá acostumbra a describir la creación del mundo como una emanación del la luz divina en forma de árbol (el llamado “árbol de la vida” que aparece en el libro del Génesis, y en muchos otros lugares de la simbólica universal. La emanación de luz, que es la creación, se describe en forma de mandala, igual que, a su manera, la teoría moderna explica el big bang que da lugar al mundo.