TAICHÍ·CHIKUNG: COMPRENDER LA NO-SEPARACIÓN

CIMG0931

El Taichí se representa por el símbolo del YinYang. (Lo puso de moda Lao-tsé, gran sabio chino contemporáneo de Pitágoras, Buda y Zaratustra).

Significa la permanente unidad de todas las parejas de opuestos y complementarios que componen la dinámica del cosmos, de la que formas parte.

Trazar, visualizar, respirar y meditar este símbolo geométrico te ayuda a conocerte. Es un mandala de meditación.

El Taichí·Chicung es una forma de conocimiento a través del movimiento. Y se realiza mediante la quietud.

Desde la paz y la tranquilidad se producen todas las transformaciones.

Es por la comprensión (y el amor) que te vas dando cuenta: tú eres yo, yo soy tú. Ambos somos aspectos complementarios de lo Mismo.

Nos necesitamos el uno al otro para comprender y para ser.

(Aprovecha la práctica del próximo viernes 17 Enero, en el centro Árnica de la Seu. Ver cartel)

TAICHI·CHIKUNG: MÁS ALLÁ DEL CUERPO

CIMG0958

El Taichí·Chikung se practica con movimiento y posiciones corporales, pero solamente para reconocerte como ser expandido más allá del cuerpo.

“Más allá del cuerpo” … en el sentido corriente y convencional: el cuerpo físico, el cuerpo mortal.

Te  ayuda a reconocerte y expandirte más allá de tus límites habituales,  en lo que podemos llamar “otros cuerpos”,  que se refieren a tu dimensión interior.

Representamos estos otros cuerpos mediante simbolismos, para hacernos conscientes de lo que interiormente somos.

El Taichí·Chicung incluye prácticas de dibujo. El espacio interior de nuestro ser se representa mediante la geometría regular, la caligrafía y otras formas de gimnasia gestual.

Vas tomando contacto con el misterio que en realidad eres: rompiendo esquemas, ampliando, deshaciendo errores, borrando rabia y dolor.

Tu ser expandido se designa con muchísimos nombres y simbolismos variados. Puedes elegir los que más te gusten: cuerpo de luz, conciencia-chicung, cuerpo de verdad, mente sutil, sexto sentido, Adán, flujo bioenergético, hombre nuevo, hermano gemelo, cuerpo del amor, alma, etc.: contactas con esa nueva dimensión de ti mismo mediante la consciencia de la respiración. Renaces en ella como un niño divino.

El Taichí·Chicung te ayuda a situarte más allá de todas las formas de ataque, propias del ego. Te retorna al estado natural hecho de paz, amor, inocencia.

 

TAICHÍ·CHIKUNG: gimnasia para el esqueleto

P1360536El TAICHI·CHIKUNG, y el ARTE DE LA ENERGÍA en general, no se pueden comprender más que experimentándolos directamente.

Son formas de MEDITACIÓN SANADORA que se practican sentado, de pie, en movimiento y jugando con otros.

Aludimos a su contenido mediante IMÁGENES, SÍMBOLOS y PARADOJAS, que ayudan a abrirnos a otra dimensión de nosotros y el mundo.

En materia de gimnasia, por ejemplo, ¿has pensado alguna vez que el ESQUELETO es más importante que los músculos y los tendones?

Tu esqueleto es la imagen material y viviente de tu equilibrio y tu alineación correcta “entre CIELO y TIERRA”.

El TAICHÍ·CHICUNG te permite reconocerlo, sentirlo, alinearlo y fortalecer los huesos mediante GIMNASIA FLEXIBILIZANTE.

Aprendes a abrir simultáneamente las SESENTA Y CUATRO ARTICULACIONES principales, que son su “sintaxis”.

Entonces circula libremente por todo tu cuerpo el FLUJO DE CHI: el ESPÍRITU divino y energético, que todo lo cura, penetrando en todas y cada una de tus células.

Para ese tipo de gimnasia, que incluye prácticas “marciales”, aprendes a moverte “como si estuvieras siempre en el borde de un precipicio”. Gracioso, no?

Pero -aún más importante- el HUESO contiene el TUÉTANO, hecho del mismo “material” que tu cerebro y tu sistema nervioso. Todo eso eso tiene un sentido material y a la vez un sentido simbólico: en lo más íntimo de tu estructura late el más dinamizante, energético y espiritual de tus tejidos. Recuerda tu ESQUELETO, cultiva tu MÉDULA…Continuará.

(TE ESPERAMOS ESTE PRÓXIMO VIERNES EN EL GRUPO DE PRÁCTICAS QUE ESTAMOS FORMANDO EN EL CENTRE ÀRNICA DE LA SEU. VER CARTEL).

 

TAICHÍ·CHIKUNG: la Gran Medicina de Apolo

sol_alegre-1219El principio de tu sanación son las GANAS de SANAR. Aquí comienza la GRAN MEDICINA, aunque hay también “medicina” en otros niveles.

El TAICHÍ·CHIKUNG (ARTE de la ENERGÍA) es un sistema de sanación que opera en los tres principales niveles de la medicina: cuerpo, psiqué y espíritu.

La sanación por el Espíritu es la más eficaz y directa. Emana de tu Corazón satisfecho. Hace vibrar todas tus células y las de quienes te rodean: es gracia, amor, atracción, ganas, diversión, ilusión, empatía…En suma: BELLEZA y BONDAD emanando de tu Sagrado Corazón Iluminado. Esa es, en los antiguos mitos, la MEDICINA de APOLO.

No siempre estamos conscientemente conectados con ESA FUENTE INHERENTE DE TODO BIEN. Entonces podemos también activar los niveles inferiores de la sanación. Pacificamos nuestra psiqué (mente/emoción) y hacemos circular directamente en el cuerpo el flujo bioenergético dejando que penetre por todo, hasta el “tuétano de los huesos”.

Sanamos la psiqué rectificando los programas equivocados de nuestra computadora mental y, a la vez, procesando las aguas corrompidas y ponzoñosas de  las emociones que nos dañan. Trabajamos aquí con imágenes, mandalas y mantras curativos, que ayudan a “dar a luz” nuestras oscuridades inconscientes transformándolas. Esa es en el mito la “medicina de Esculapio” (el dios de Epidauro y de Ampurias!…).

La sanación de emergencia actúa directamente sobre el cuerpo. El TAICHÍ·CHIKUNG nos ahorra -cada vez más con la práctica asidua- acudir a los médicos y hospitales. Activamos cada día el cuerpo mediante eficaces “posturas mágicas”, hermosos ademanes, gestos, actitudes y deplazmientos, suaves, fluidos y armónicos. Nos movemos en sintonía con la respiración. Con todo ello aprendemos a deshacer nosotros mismos los bloqueos de energía, origen de todos los dolores y enfermedades. El “flujo de Chi” lo cura todo directamente, si le damos paso. Esa es en el mito la “medicina” del centauro Quirón, maestro de Aquiles, que es el “guerrero” por excelencia en la épica de Homero.

(…agradezcamos a Paul Diel (El simbolosmo en la mitología griega) haber reconocido en el lenguaje de los mitos las dinámicas de la sanación, que acabo de apuntar).

 

TAICHIKUNG: Salud, Belleza, Diversión

Encapçalament 8 Nov 13Permítete disfrutar aprendiendo en grupo, con prácticas y juegos importados de las “artes marciales” de Oriente, junto con otras “medicinas” del cuerpo y el alma.

Tu salud viene principalmente del libre flujo energético que irriga todas tus células, y eso depende principalmente del goce, del juego, de la alegría.

Sabías que lo más serio es en realidad jocoso? Dios es más bien “cachondo”.

El Espíritu está vivo y todo lo penetra. Es Vida. Y Tu eres Eso.

Permítete gozar del Flujo Bioenergético rompiendo esquemas mentales y preconcepciones que te han “grabado” en la mente sobre el sentido de todo eso.

Descubre, experimenta por ti mismo, reconoce la Verdad en la mirada, los gestos y las palabras de quienes te rodean y te acompañan.

El Ser Humano es un diseño de tipo grupal. La Paz y el Amor no admiten individualismos.

Tu belleza y bondad son la aportación que puedes hacer a nuestro grupo con tu presencia este próximo VIERNES EN ÁRNICA de la Seo de Urgel. Aprovecha la montaña y la inmersión en la naturaleza.Ver cartel.

TAICHÍ·CHIKUNG: fluir con la Energía

P1360562Con el Taichí.Chikung ARTE DE LA ENERGÍA aprendemos  a reconocer la energía interna y a fluir con ella.

La ENERGÍA INTERNA es respiración, pero no la mera respiración en sentido corriente.

La llamamos INTERNA para distinguirla del concepto vulgar y corriente, pero es a la vez EXTERNA.

Se nos manifiesta como alternancia, ritmo (INSPIRACIÓN / EXPIRACIÓN), pulsación cardíaca (SÍSTOLE / DIÁSTOLE), movimiento (EXPANSIÓN / REPLIEGUE), y todas las indefinidas modalidades del YIN / YANG que observamos en la naturaleza.

Pero la ENERGÍA es también sexualidad, ganas, voluntad, interés, presencia, reconocimiento, atención, empatía, proximidad, sintonía.

Es por encima de todo AMOR.

El TEMOR es el principal obstáculo, pero es también energía, que con el ARTE aprendemos a reconocer, aceptar y transformar…

TAICHÍ·CHIKUNG: practicando en pareja

Copia de P1360562Disfrutando de la energía. Juego de los complementarios.

Este ejercicio en pareja llamado “Empujar Manos” (Tui Shou) es el ABC del “boxeo” TaiChiChuan y una forma muy efectiva de conectar con el FLUJO ENERGÉTICO, y elevar el tono vital.

Es unas de las prácticas que podrás experimentar el viernes día 8 de Noviembre en el Centre Àrnica de La Seu d’Urgell (ver información en cartel).

Danza marcial: moviéndose con el “FLUJO ENERGÉTICO”


Agarrar la cola del gorrión from Arte de la Energía on Vimeo.

Esta secuencia corta del T’ai-chi-chuan (Boxeo de la Estrella Polar) es una de las más clásicas y universalmente conocidas. Se dice que comprende todos los movimientos básicos para saber defenderse, cosa superflua en la modernidad para la gran mayoría de nosotros (pero muy preciada por los antiguos contemplativos de Oriente, andando siempre, según dicen, por caminos plagados de bandidos). Muchos maestros del pasado la han tenido como la única práctica cotidiana, ya que además es suficiente como método de curación, si se realiza correctamente. Consta de seis movimientos sucesivos, cuyo nombre nos sitúa de lleno en la poesía:

  1. Retirar el cosmos
  2. El inmortal ondea las mangas
  3. Dos dragones juegan con la perla
  4. Empujar la barca siguiendo la corriente
  5. Oso negro hunde las caderas
  6. Abrir la ventana para ver la luna

La secuencia real es el arquetipo energético, gestual, dinámico, que aprendemos a reconocer y sentir internamente. Lo que se ve externamente es solamente el símbolo, la imagen, que sólo hasta cierto punto refleja el “arquetipo energético”. Sin embargo se aprende mirando…aunque no basta la imitación.

En este tipo de “danza marcial” no hay ninguna parte del cuerpo que se quede quieta. “Todas las partes se mueven y ninguna parte queda por mover”. Entonces el FLUJO ENERGÉTICO (flujo de Chi) transita por las 64 articulacilaciones principales, penetrando “hasta las células y el tuétano de los huesos”…Es un modo de decirlo, pero no solamente un modo de decirlo. Por eso el “Espíritu” nos cura cuando la practicamos. Por eso también esta forma de moverse desde dentro (desde la QUIETUD) merece el nombre de “Gimnasia Sagrada”.