Nacionalismo y victimismo: el artículo que no me han publicado…

 

…Lo tengo escrito y mandado en catalán el pasado mes de Junio a un periódico de Barcelona. Me dijeron que les gustaba y lo iban a publicar. Como que todavía no se han decidido, lo pongo en mi blog, ya que lo escribí para que fuera leído y considero que he esperado suficientemente a divulgarlo extremando la cortesía editorial. Helo a continuación en ambas lenguas habituales en Cataluña:

Nacionalismo y victimismo

José Olives Puig

Es natural para todos amar nuestra tierra, a nuestra gente y el legado cultural que compartimos. Nos arraiga, nos da sentido de pertenencia y, sobre todo, nos da poder: ese buen poder, que viene de las ganas de crear cosa buena i gozarla conjuntamente. Lo podemos reconocer energético, con ganas de engendrar, como siendo el primer y amoroso fundamento de la cosa pública, de la verdadera riqueza de las naciones y el buen vivir de las comunidades. Italia, Francia, España, Provenza, Toscana, Grecia, Austria, Andalucía, Cataluña, son en el escenario imaginal del turista realizaciones admirables de ese poder creador que ha hecho las naciones de Europa a lo largo de siglos.

¿Cómo es posible entonces que eso se pierda de vista cuando nos ponemos en el punto de vista del nacionalismo? ¿Cómo puede ser que ese poder creador, engendrador, se nos esfume y nos convirtamos en víctimas históricas objeto de malos tratos, esperando un reconocimiento y un permiso de ser que, según parece, nos ha de venir de fuera?

¡Qué sorprendente paradoja, que la vindicación nacionalista comporte esa clase de despoderamiento, que nos despoja de ciudadanía convirtiéndonos en víctimas abusadas, en menores de edad objeto de malos tratos! ¿Qué fue de nuestro poder de crear y del amor “que mueve todas las esferas del universo”? Parece que hayan ocupado su lugar la queja, el resentimiento, la impotencia, la frustración y la resignación no exenta de recriminaciones.

El despoderamiento victimista merece atención y reflexión. Es un arquetipo importante, un síndrome egótico, que se activa inconscientemente a diferentes niveles funcionales de la persona: tanto en lo individual como en lo colectivo. Todos lo llevamos arraigado en distinto grado por herencia. Es un auténtico parásito, y seguramente el principal obstáculo que dificulta la asunción de la condición adulta: esa condición que en el constitucionalismo llamamos ciudadanía, con toda la dignidad, los derechos y responsabilidades que comporta. Contribuir a desactivarlo es una de las maneras más eficaces de contribuir a la paz mundial y local, saliendo de la profunda crisis que hoy se nos plantea a todos los niveles de la vida individual i colectiva.

El victimismo va junto con la agresividad: forman pareja. Afecta todo nacionalismo, incluido el de las grandes naciones políticamente exitosas. Todas celebran derrotas i desgracias en sus “onces de Setiembre”. Las más poderosas, en el ápice de su imperialismo, siguen alimentando alarmas y pánico en la población ante enemigos más o menos ilusorios, fabricados en gran parte por los medios de comunicación de masas. Entonces los ciudadanos vamos quedando reducidos a meros súbditos, como en las épocas más crudas del absolutismo monarquista. Perdemos el poder personal, es decir, la talla humana, la “imagen y semejanza” que nos hace libres, iguales y fraternales.

La connivencia entre nacionalismo i victimismo se hace también evidente en los casos de impotencia política, come es el de Cataluña. Una impotencia histórica, estructural, yo diría, por la reiteración cíclica de su manifestación, plato suculento para el sado-masoquismo. No otra cosa es eso que hoy los dirigentes en Cataluña intentan vendernos bajo el nombre de “proceso nacional”. Una impotencia política que forma contraste con el papel creativo e innovador de esta tierra en tantos terrenos de las artes, la cultura y la economía de España, Europa y el mundo. Barcelona, como centro, y rodeada de su sistema de ciudades, sigue siendo punto de referencia mundial por su estilo tradicional-conservador, a la vez original y polifacético. Un estilo heredado del amor y la genialidad de nuestros padres, abuelos y bisabuelos, segundones de la payesía los más, quienes supieron transmitirlo y compartirlo con el resto de los españoles venidos de otras regiones, y quizá disponible también hoy para los inmigrados de foráneas tierras y razas.

Ante la histórica obra de arte que es Cataluña, el síndrome nacional-victimista es por lo tanto una de les formes de corrupción del poder. Todos formamos parte de ella en diferentes grados, y los dirigentes incurren también inconscientemente en tales formas perversas de la política. La crisis actual es mucho más amplia y profunda de de lo que habitualmente se visualiza desde las formas oficiales de pensamiento, abocadas a la inmediatez y aferradas a viejos esquemas. Ampliar la política -tal como yo he propuesto en anterior artículo- significa aquí reconocer la posibilidad adulta y creativa del poder, presente en cada uno de nosotros y por lo tanto en los vecinos y congéneres: comprensión, afecto, colaboración y cambio de conciencia. …De la vieja a la nueva política.

 

J.O.P.

Cardedeu 03/06/2015

Nacionalisme i victimisme

Josep Olives Puig

És natural per a tots estimar la nostra terra, la nostra gent i el llegat cultural que compartim. Ens arrela, ens dóna sentit de pertinença i, sobre tot, ens dóna poder: aquest bon poder, que ve de les ganes de crear cosa bona i gaudir-la conjuntament. El podem reconèixer energètic, amb ganes d’engendrar, com el primer i amorós fonament de la cosa pública, de la veritable riquesa de les nacions i el bon viure de les comunitats. Itàlia, França, Espanya, Provença, Toscana, Grècia, Àustria, Andal·lusia, Catalunya, son en nostre imaginari contemplatiu realitzacions admirables d’aquest poder creador que ha fet les nacions d’Europa al llarg de segles.

Cóm pot ser doncs que això es perdi de vista quan ens posem en el punt de vista del nacionalisme? Cóm pot ser que aquest poder creador, engendrador, se’ns esfumi i ens convertim en víctimes històriques objecte de mals tractes, esperant un reconeixement i un permís d’ésser que, segons sembla, ens ha de venir de fora?

Quina paradoxa sorprenent, que la vindicació nacionalista comporti aquesta mena de despoderament, que ens despulla de ciutadania convertint-nos en víctimes abusades, en menors d’edat objecte de mals tractes! Què s’ha fet del nostre poder de crear i de l’amor “que mou totes les esferes de l’univers”? Sembla que hagin ocupat el seu lloc la queixa, el ressentiment, la impotència, la frustració  i la resignació no exenta de recriminació.

El despoderament victimista mereix atenció i reflexió. Es un síndrome egòtic, inconscientment actiu a diferents nivells: tant en lo individual com en lo col·lectiu. El portem arrelat per herència en diferents graus. És un autèntic paràsit, i segurament el principal obstacle per l’assoliment de la condició adulta: aquesta condició que en el constitucionalisme anomenem ciutadania, amb tota la dignitat, els drets i les responsabilitats que comporta. Aprendre a desactivar-lo és una de les maneres més eficaces de contribuir a la pau mundial i local, sortint de la profunda crisi que avui se’ns planteja a tots els nivells de la vida individual i col·lectiva.

El victimisme va junt amb l’agressivitat: formen parella. Afecta tot nacionalisme, inclòs el de les grans nacions políticament exitoses. Totes celebren derrotes i desgràcies en els seus “onzes de setembre”. Les més poderoses, a l’àpex del seu imperialisme, segueixen alimentant alarmes i pànic a la població davant d’enemics més o menys il·lusoris, fabricats en gran part pels mitjans de comunicació de masses. Llavors els ciutadans anem quedant reduïts a mers súbdits, com en les èpoques mes crues de l’absolutisme monarquista. Perdem el poder personal, és a dir, la talla humana, la “imatge i semblança” que ens fa lliures, iguals i fraternals.

La conxorxa entre nacionalisme i victimisme es fa també evident en els casos de impotència política, com és el de Catalunya. Una impotència històrica, estructural, jo diria, per la reiteració cíclica de la seva manifestació, plat suculent per l’estranya degustació de la culpa i la ràbia projectades enfora i endins. No altra cosa és això que els dirigents avui intenten promoure sota el nom de “procés nacional”. Una impotència política que forma contrast amb el paper creatiu i capdavanter de la nostra terra en tants terrenys de les arts, la cultura i l’economia d’Espanya, Europa i el món. Barcelona, com a centre, i voltada del seu sistema de ciutats, segueix sent un punt de referència mundial pel seu estil conservador-tradicional, a la vegada avantguardista, original i polifacètic. Un estil heretat de l’amor i la genialitat dels nostres pares, avis i besavis, fadristerns del rerepaís, que saberen trametre’l i compartir-lo amb la resta d’espanyols vinguts d’altres regions, i servar-lo encara disponible pels immigrats d’altres terres i races.

El síndrome nacional-victimista és una de les formes de corrupció del poder. Tots en formem part en diferents graus, i quan ens toca dirigir incorrem també inconscientment en aquestes formes perverses de la política. La crisi actual té més abast i gravetat del que es planteja habitualment des de les formes de pensament convencionals, abocades a la immediatesa i aferrades als vells esquemes. Ampliar la política -tal com jo proposava en anterior article- és en aquest cas reconèixer la possibilitat adulta i creativa del poder en cadascú de nosaltres i per tant en els nostres veïns i congèneres: comprensió, afecte, col·laboració i canvi de consciència. …De la vella a la nova política.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s