Renacimiento: los “obstetras de la humanidad”

Krana-with-cowherd-boys

(Traduzco libremente adaptándolo un reciente artículo de Laitman, que interesará a los amigos del arte de la energía y el renacimiento)

El grupo es muy importante para los que compartimos el aprendizaje del desarrrollo personal. Puede llegar a ser para cada uno de nosotros un “obstetra espiritual”, actuando como la fuerza que nos salva de ver este mundo sólo como una realidad externa. Si no fuera por el grupo, aun sintiendo el dolor, la presión y vivenciando los problemas dentro del “vientre” de este mundo, no encontraríamos la fuerza que finalmente nos  puede dar a Luz.

Aunque nuestro mundo está lleno de sufrimiento, él no basta para parirnos al mundo espiritual, es decir, para otorgarnos la percepción de “lo que está más allá de lo corporal”. El poder del sufrimiento no basta: necesitamos otra fuerza.

Hoy estamos experimentando el nacimiento espiritual de toda la humanidad, y nuestro grupo, debe estar preparado para el papel de ser “obstetra” en la sociedad global. Nos estamos preparando para ello al ser desarrollados más deprisa que el resto de la humanidad. Estamos siendo empujados un poco desde atrás pero, sobre todo,   estamos siendo estirados hacia adelante.

A diferencia de los demás, no solo experimentamos los problemas de la vida, a nuestro juicio prescindibles, sino que también sentimos la fuerza que nos estira adelante. Esa es el “obstetra” que quiere ayudarnos a nacer más deprisa, para que salgamos renaciendo y actuemos como el “obstetra grupal” para la humanidad entera, ayudándola a emerger de la barriga. Así es como vienen hoy las cosas.

Qué bueno, por lo tanto, poder comprender que fuimos despertados por un solo motivo: porque en el futuro ayudaremos al mundo! Sólo por eso cada uno de nosotros recibe la fuerza que tira de la persona desde este mundo hacia el mundo de arriba. Todas nuestras acciones han de estar coordianadas con el grupo, con todos los demás grupos y con toda la humanidad.

La humanidad está atravesando un periodo de gran sufrimiento y presión, pero no hay ninguna fuerza para estirarla hacia afuera; hay solo una fuerza que empuja desde dentro. En su conjunto, la humanidad sufre inútilmente. Surge entonces la pregunta: “Y ahora qué hay que hacer?” Y no se tiene respuesta. Eso es lo que ocurre en las conferencias del G8 y el G20 y con los encuentros de líderes mundiales, científicos, filósofos, y politólogos; todos buscan, pero al no haber la fuerza que estira, no saben qué hacer. Cada uno tiene su propia filosofía, su propio punto de vista, pero no tienen la solución.

Para nosotros es señal de que hemos de acelerar nuestro desarrollo y nacer lo más pronto posible para ayudarlos. Ese es nuestro papel. Qué bueno entonces poder sentirnos responsables; entender que existe el propósito superior; no pensar sólo en el propio beneficio, sino en cómo volverse colaborador de la Luz Infinita (Ain Sof). Sólo a través de nosotros puede Ella influir en la humanidad entera y estirar a la gente fuera de la barriga de este mundo oscuro, para que el nacimiento sea suave y sin complicaciones. También en nuestro mundo, el dar a luz se ha convertido en algo peligroso…

Esperamos ser capaces de ayudar la humanidad a tiempo. Porque de lo contrario puede haber guerras nucleares mundiales, desastres naturales, carestías y otros desastres. La razón de ello es que la fuerza externa, la comadrona, es decir nuestro grupo, no está a punto para ayudar al nacimiento, mientras aumenta la presión interna, es decir, cuando los “dolores de parto” ya apremian.

Es una gran suerte poder darnos cuenta del asunto que tenemos entre manos. Por una parte, la Luz superior pide nuestra colaboración con respecto a la humanidad y a cada miembro del grupo. Para renacer no basta con sentarse esperando unos a otros. Sólo con la mutua implicación en el grupo se puede realizar en cada uno. Por otra parte, la humanidad está rabiosa, esperando furiosamente nuestra ayuda.

 

2 pensamientos en “Renacimiento: los “obstetras de la humanidad”

  1. La respuesta se me hace hoy evidente: con amor e intuición, dejándonos ser en la confianza de nuestra intención profunda para el alumbramiento de todos y cada uno. ¡Feliz Navidad! y !Próspero Año Nuevo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s