Trabajos Master-UIC con los Diccionarios de símbolos (V)

Tatiana:

  • Siguiendo con el trabajo del anterior seminario, en el que hablaba del ciprés, he analizado otro elemento natural presente en el jardín de la casa de mis veranos y de mi infancia. En este caso me he centrado en la figura del olivo, árbol característico de la zona mediterránea y fácilmente reconocible por su singular forma: me ha sorprendido ver la infinidad de acepciones sagradas que se le atribuyen en todas las culturas de nuestro mar, pero me ha gustado especialmente la significación simbólica que se le da en el islam: es el árbol bendito y de la Luz, puesto que su aceite alimenta las lámparas que nos alumbran por la noche. Por esto también representa al Profeta, quien guía al pueblo perdido con la luz que le ha sido confiada.
  • Siguiendo con el trabajo del Diccionario de los Símbolos de Jean Chevalier et. al., esta semana h he escogido para
    trrabajar un elemento natural que me gu usta mucho: el diamante. Mas alla de su belleza he descubie erto las multiples cuualidades que se le atribuye en distintas cullturas, y si cabe, gracias a las nuevas aportaciones aprendidas, ha enriquecido todavia mas la apreciacion que tengo por esta gema. Quisiera resaltar dos especialmente: la inmutabilidad, como se refleja en n la construccion del trono de Buda, donde se asienta la sabiduria de forma perenne, junto con otras
    cualidades; y las acepcione es espirituales que se dan a lo largo de las t tradiciones de lo que en el fondo no deja de ser un objeto fisico, un elemento de la tierra: pero es su luz brillante, su cualidad inmat terial que nunca decrece, la que ha fascinado ddesde siempre al ser humano, y que lo hace vincularse con lo espiritual, con lo divino y c con el amor: con lo eterno.

María José:

Centro

uno de los cuatro símbolos <principales del mandala y el plano urbano>,  Centro, Círculo, Cruz y Cuadrado. <En la urbe>, intersección entre el Cardo y el Decumano. Emplazamiento de la Catedral y de su plaza circundante donde se respete el oficio divino.

Principio, lo Real absoluto (solo lo puede ser Dios). No es ninguna forma concebible como una posición simplemente estática. De él parte el movimiento de lo Uno hacia lo múltiple, de lo eterno a lo temporal. Es símbolo de la ley organizadora.

Daniel:

Sueño un jinete galopando hacia una torre al atardecer.

Jinete: Símbolo de triunfo militar o espiritual. Caballo: fuego y agua→ centauro→ Libra. Torre: Símbolo del poder o de la superación diaria, también del pensamiento filosófico y la meditación. Relaciones: ziggurat →Babel→ escala→ Montaña cósmica→ Centro del mundo →montaña (centro→ cielo→ cscala→ shakti→ roca→ casada) → defensa.

Otro sueño: un águila atrapa a un león.

Águila: Símbolo de fuerza y resistencia, también de la realeza del cielo, de la soberbia y de la justicia. (Relaciones: sol, cielo, rayo, trueno, jaguar, fénix y símbolo de San Juan Evangelista). León: Símbolo de la realeza terrestre, del poder y de la justicia. (Relaciones: águila, dragón (Serpiente, lagarto, pájaro → Leviatán → tesoro → princesa → yin → tigre → perla), símbolo de San Marcos, fuego, Leo). Significado subjetivo: Deseo de triunfo del intelecto sobre la razón; de trascendencia.

J.O.: Tu sueño ha sido muy interesante, y tu comentario, bien encaminado, pero muy escueto. Interpretar los sueños es volver a ellos en imaginación y descubrir en ti las energías interiores de tu persona, que se esconden bajo esos símbolos. Después de los apuntes tomados en los diccionarios, pregúntate: Qué es en mi el león, el águila… Todo eso en meditación, tranquil amente, para ir dándote cuenta de que es lo que el sueño te está diciendo de ti mismo, para orientarte…

Evaristo Aguado Raigón:

La tierra

Según el Diccionario de símbolos (Jean Chevalier/Alain Gheerbrant – Herder).

La tierra se opone simbólicamente al cielo como el principio pasivo al principio activo; el aspecto femenino al aspecto masculino de la manifestación: la oscuridad a la luz; el yin al yang; la densidad, la fijación y la condensación a la sutilidad, la volatilidad y la disolución. Según el Yi-king (I ching) el hexagrama K’uen (Kun) es la perfección pasiva, que recibe la acción del principio activo K’ien (chien). Ella soporta, mientras que el cielo cubre. Todos los seres reciben de ella su nacimiento, pues es mujer y madre, pero está completamente sometida al principio activo del cielo. Sus virtudes positivas son la suavidad y la sumisión, la firmeza apacible y duradera y la humildad. (…) la tierra es cuadrada (China) y está determinada por sus cuatro horizontes. (…) la tierra simboliza la función maternal, ella da y toma la vida. Es símbolo de fecundidad y de regeneración…D. Pergamino y D. Meldi – (Saber más) añaden <entre otras cosas> que en el I-Ching simboliza la fertilidad, el embarazo. Es la base de nuestro ser, el útero, el vientre, la sangre. Es devota, caliente, expansiva, condescendiente, suave, dúctil, dócil pero resistente, relajante, tranquila, frugal, humilde, débil (en cuanto a voluntad), oprimida pero serena ante la fatiga…Emilio Salas (El gran libro de los sueños) añade que la tierra, como el mar, posee un simbolismo maternal y fecundo, pero mientas que el mar siempre tiene algo lejano, terrible e inestable, la tierra es próxima, apacible y familiar. (…) la imagen de la madre amantísima que nos sostiene y alimenta…

AGUA: (Homenaje a los 18 años dedicados al mundo del Agua. Del Diccionario de los símbolos de J.Chevalier et al. Herder )

El Rig Veda exalta las aguas que aportan vida, fuerza y pureza, tanto en el plano espiritual como en el plano corporal.

En Asia los aspectos del simbolismo del agua son muy diversos. El agua es la forma substancial de la manifestación, el origen de la vida y el elemento de la regeneración corporal y espiritual, el símbolo de la fertilidad, la pureza, la sabiduría, la gracia y la virtud. Es fluida y tiende a la disolución; pero también es homogénea y tiende a la cohesión, a la coagulación. Como tal, podría corresponder a sattva, pero como se derrama hacia abajo, hacia el abismo, su tendencia es tamas; como se extiende en la horizontal, su tendencia es también rajas.

El agua es la materia prima, la Prakriti: “todo era agua”, dicen los textos hindúes; “las vastas aguas no tenían orillas…”, dice un texto taoista. Brahmanda, el Huevo del mundo se incuba en la superficie de las aguas. Del mismo modo el Soplo o Espíritu de Dios se incuba según el Génesis en la superficie de las aguas.

Las aguas inferiores se dice que están encerradas en un templo de Lhasa, dedicado al rey de los naga; las posibilidades informales se representan en la India por las Apsara (de Ap, agua). La noción de aguas primordiales, de océano de los orígenes es cuasi universal. Se la encuentra hasta en la Polinesia, y la mayor parte de los pueblos austroasiáticos localizan en el agua el poder cósmico. Se le añade frecuentemente el mito del animal que se zambulle como el jabalí hindú que trae un poco de tierra a la superficie, embrión alumbrado por la manifestación formal.

Origen y vehículo de toda la vida: la savia es agua, y, en ciertas alegorías tántricas, el agua representa a prana, el soplo vital. En el plano corporal y porque es también don del cielo, es un símbolo universal de fecundidad y de fertilidad.

En forma de símbolos se expresa también una plegaria védica a las aguas, plegaria que concierne ciertamente a todos los niveles de existencias, físico y mental, que las aguas pueden vivificar:

Oh ricas Aguas,

ya que reináis sobre la opulencia,

y que conserváis el propicio querer y la inmortalidad

y que sois las soberanas de la riqueza

que se acompaña de una buena posteridad,

dígnate, Sarasvati, dotar de este joven vigor

al que canta. (Asvalayana Strantasutra, 4, 13; RV., 270)

Pablo:

El agua        

Los diluvios son épocas de cambio de rumbo, de cambio de civilización. Los dioses los usaban cuando las cosas no iban bien para cambiar el rumbo. (…)El agua purifica, limpia y quita la sed. El Mesías es el que quita la sed, el que purifica y con su venida tenemos una ocasión de vivir la vida con plenitud. (…) También es usada para limpiar los pecados por medio del bautismo (…) el agua bendita no atrae a los ángeles caidos

La Estrella

He escogido este símbolo en el Diccionario de Símbolos porque he visto una serie de analogías en relación con el tema del capítulo IV 1-4 de LCC. Las estrellas simbolizan el ejército espiritual luchando contra las tinieblas. La estrella es la luz que guía, la luz que (…) llevó a los reyes magos al portal de Belén.(…)

Sergi:

<sobre les>Columnes de Puig i Cadafalch: columnes: l’eterna estabilitat. 2 col·lumnes són evolució i involució (el bé i el mal); quatre: pot ser els elements naturals i les 4 direccions. Però també es relaciona amb el el quaternari (per Plató: El número de la realització de la idea). Els quatre extrems de la creu. En el cas de Puig i Cadafalch, però tindria un altre simbolisme més polític.

muntanya: marca el nivell. Allò inaccessible i fins i tot el camí cap al cel. El fet que dalt de la muntanya hi hagi un castell farà que s’hi apliqui el símbol del castell. De la trascendència de l’ànima.

castell: És una força espiritual que esdevé vigilància. Sol estar vinculat a una ciutat emmurallada. Segons el color del castell el símbol pot ser diferent.

marró: El color marró és sobretot símbol de la terra.

font: és el centre i naixement de la vida. Es considera la força vital de l’home. Al costat d’un jardí es considera que fa front a l’adversitat i també que el recinte es pot considerar com a sagrat.

Joan Rabal Bosch.: En el capítulo IV de La Ciudad Cautiva aparece en varias ocasiones la referencia al número doce a toda la simbología que lo acompaña. Es por esto que he decidido acudir al Diccionario de símbolos para profundizar un poco más en el tema. Como ya hemos visto, el número doce nace del producto de los cuatro puntos cardinales por los tres planos del mundo. A su vez divide la cúpula celeste en doce partes, relacionadas con los doce signos del zodiaco. Doce son los meses del año. El doce es un número sagrado para el cristianismo. Representa la creación finalizada, el mundo acabado. Es el número de la iglesia católica y del pueblo de dios, Israel, con sus doce tribus que surgen de los doce hijos de Jacob. Doce son también los discípulos de Jesús, pero también los frutos del árbol de la vida o las joyas de los sacerdotes. Combina el número 4 que representa el mundo espacial con el 3 del mundo espiritual.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s