Aprendiendo de Hércules

APRENDIENDO DE HÉRCULES: SOBRE LAS ARTES MARCIALES

José Olives Puig

S’Orri, 10.10.10

 

 

-Yo soy Hércules, y vengo a liberar Hispania del yugo de Gerión.

-Gerión, el que reina en Geriona, abuela de la actual Gerona?

-Sí, en ésta y otras antiquísimas y venerables ciudades, en otro tiempo fundadas por Túbal, hijo de Henoch. Pero ahora su dominio está corrompido. Urge la guerra contra la tiranía. Por eso fundé Urg-bellum, la futura Urgel, que tanto me ha ayudado en el derrocamiento de este poder injusto.

-Dime, hijo de Júpiter, para qué luchar contra algo? No es lo tuyo la paz?

-Sí amigo! Pero es que los modernos, después de tanta carnicería como estáis practicando en el mundo desde hace cinco siglos, habéis perdido totalmente el sentido verdadero de la guerra, es decir, de las Artes del dios Marte.

-Quién es Marte? pregunto.

-El rostro de Dios cuando contempla la tiranía de nuestra mente pretenciosa, siempre preocupada con problemas e historias. Asumiendo un injustificado protagonismo y sin dejar espacio a la Luz, el Amor y la Bondad que siempre fluyen en nuestros adentros.

-Ese rostro de Dios, tiene armas?

-Sí, las mismas de Júpiter, que en la India llaman Indra. Son: el rayo (descendido de la Luz Superior que desde arriba nos viene derramada) iluminador de nuestro corazón, que nos atraviesa desde la coronilla a los pies, penetrando hasta lo más profundo de la tierra; el disco que girando y cortando descabeza todos nuestros pensamientos y ocurrencias, y siempre nos devuelve a la quietud y la vacuidad del centro; el látigo, nuestra entrañable víbora, venenosa, que con el vigor, la fuerza y la alegría de su veneno muerde cualquier atrevimiento de penetrar desde fuera en el círculo sagrado de la paz del corazón; la espada de la palabra y la verdad, que corta lo innecesario e impone respeto con la hermosa claridad de su presencia. Etcétera. Las armas de Marte son indefinidas, todas forjadas por Vulcano, según la Inteligencia de Atena. Si queréis un ejemplo de la variedad, no hay más que acudir a las tradiciones de Shaolín, procedentes de aquel templo en el centro del vastísimo Catay, que hasta el siglo XXI han conservado antiguas enseñanzas y tantas formas de manejo.

-No es Júpiter rey de Paz?

-Sí, en efecto, él es Dios, mi Padre. En griego le llamamos Zeus o Deus Pater. El que siempre me anima, me da fuerza y alegría… Yuuppii!!!, Juuppii!!!, Júpi-ter, el entusiasmo divino que me invade y que me salva. A él obedezco, sirviéndole, extendiendo la bondad y la paz que me transmite. Fomentando la realeza en el ser humano. Apartando obstáculos.

-El principal obstáculo es Gerión?

-Sí!…con este nombre se ha llamado durante siglos a ese monstruoso gigante de tres cabezas, que todo lo quiere bajo su dominio.

-Es invisible? Se refiere a nuestra mente?

-Sí, es nuestra mente descontrolada. Opera desde lo invisible, pero se manifiesta bien claramente en las obras, acciones y prodigios de las creaciones humanas: reinos, naciones, imperios, desarrollos económicos, científicos, tecnológicos. Ese Gerión pretende ser el dueño y atribuye sus éxitos a él mismo o a los tiranos, que son sus esclavos, la mente convencional de cada uno de nosotros.

-Que significa la mente convencional?

-Es la mente automática, que funciona al margen de nuestra voluntad, casi sin darnos cuenta, y nos pone a su servicio, cuando somos nosotros que deberíamos usarla conscientemente, para nuestro bien y el de los demás.

-Es por eso que la representamos por el poder despótico de Gerión?

-Sí, claro… Pero también debemos entender que Gerión, por sus tres cabezas representa un tipo de pensamiento que no es de uno ni de otro: un pensamiento colectivo, oficial. Un “pensamiento del sistema”. “Pensamiento único” que intenta dominar a todos los súbditos, sin dejarles tiempo para la mas mínima distancia, para la más mínima reflexión ni contemplación.

Es el que nos hace esclavos, verdad?

-Sí.

-Y encima se nos impone como un pensamiento libre, democrático, como el pensamiento de la libertad.

-Claro, por eso he venido a decapitar a Gerión. Urge la guerra.

-Hércules, eres belicista?

-No, soy pacífico. Mis armas son simbólicas. Son armas de luz, como ya he explicado. Herramientas internas para el despertar de la conciencia…

-Pero has citado las escuelas de Shaolín. Allí se usan muchas armas de violencia, no? Muchos gestos agresivos. Se juega con las formas de enfrentamiento.

-Sí, en las escuelas marciales se usan objetos y gestos para la defensa, pero como rito de aprendizaje. La norma primera es no usarlos nunca cuando hay miedo, agresividad, odio, ira o cualquier tipo de pasión que obnubile nuestra conciencia.

-Porque las pasiones, y ese tipo de actitudes de agresión, nos quitan fuerza,verdad?

-Si, son uno de los principales obstáculos que el aprendiz debe vencer, porque impiden el fluir de la fuerza interna, y por tanto la habilidad y la efectividad en el combate. Además, si te fijas bien, todas las armas blancas son hoy de por sí prácticamente de juguete.

-Porque hay armas de fuego y otras todavía más mortíferas.

-Sí claro! Desde que los monarcas rebeldes de la primera modernidad europea levantaron el tabú del uso de la pólvora y la alta tecnología en las artes marciales.

-Pero, por qué combatir? Hércules…

-Eso digo yo! Por qué combatir? Yo sólo me muevo en defensa propia o de los seres queridos que me rodean. Solo me defiendo o ataco cuando alquien o algo quiera alterar la paz.

-Ese es Gerión?

-Sí, Gerión es la perversión en que cae nuestra mente cuando funciona automáticamente sin control. Va gestionada desde fuera, desde el pasado, desde los prejuicios, desde los medios de comunicación, desde el pensamiento fácil de las ideologías y los sistemas de ideas. Esta sí provoca violencia. Es lo suyo. Siempre va contra. Siempre necesita al otro para condenarlo y destruirlo. Desconoce la paz. No tiene ni idea del goce de lo bueno. Malvive en el miedo, generando y consumiendo terror apocalíptico. Inventando epidemias y crisis para mantener a todos alineados en su caótica tropa. Siempre generando fantasmas y luchando contra ellos.

-Eso, naturalmente, ocurre dentro y fuera de nosotros.

-Claro, hay una similitud y una relación permanente entre lo que ocurre en la vida individual de uno y lo que ocurre en el contexto social y político de nuestro derredor.

En uno y otro lugar los buenos generan perpetuamente los malos para sufrir conjuntamente en una guerra sin solución ni salida. Todos quieren lo mismo y nadie sabe como alcanzarlo, porque piensan conseguirlo anulando al otro.

-Tu Hércules, nos puedes enseñar.

-Yo no sé nada, sólo aprendo de mi Padre, soy su retoño.

-Enséñanos, pues.

-Todo comienza con el Padre Nuestro, como bien se os ha enseñado a los de Roma, a los últimos descendientes del Imperio en Occidente.

-Y luego?

-Vosotros conmigo, yo en vosotros. Soy el aspecto fuerza de toda la Luz y el Amor divinos. Presente en todos los llamados “héroes”, “hijos y retoños de Dios” “pacíficos guerreros de la Luz”. Me podéis invocar. Pero sobre todo, reconocer, como la fuente de donde mana la fuerza interna.

-Has fundado muchas ciudades y reinos?

-Sí, lo he hecho. Históricamente, bajo el nombre Herakles o Hércules he reformado y enderezado en muchos lugares de Occidente las civilizaciones arcaicas, desde Cádiz, e Hispania toda, hasta Transcaucasia, pasando por todo el Mediterráneo y Asia Menor, por todo el Magreb, donde me llamaron Melk-kart (“la fuerza de todo rey”). Más allá y todo, en el corazón de Asia y los Himalayas mi nombre ha pervivido como Vajra-pani, el protector de la Sabiduría divina y metafísica, el que siempre acompaña nuestra Conciencia iluminada…que ellos llaman Buda o Buddhi. Hoy como ayer me hago presente siempre que se me necesita. Estoy contigo, querido alumno. Yo soy tu fuerza superior y tu virtud.

-Gracias! Eso significa entonces que yo soy tú?

-Sí, efectivamente. Tu, como yo, en un sentido superior eres Hera-kles, “la Gloria de Hera” la diosa del cielo, y para ella estás realizando todos los trabajos en la tierra, aunque no te estés dando cuenta… En otra ocasión trataremos de eso. Pero  ahora conviene descansar. Volvamos a casa, o a otras tareas que nos reclaman, agradeciendo la luz recibida, guardando lo bueno, expandiendo la sonrisa desde el Corazón (Sagrado), tal como lo muestra la iconografía cristiana y se enseña en el kungfú de Shaolín. Gracias por tu atención.

Un pensamiento en “Aprendiendo de Hércules

  1. Hola Josep,
    jo porto anys lluitant contra la programació externa, les creencies, i buscant la meva veritable passió. A partir d’ara, ja li puc posar un nom a tot allò que em dóna tanta guerra:
    Gerión!!

    Gràcies pel teu text, et felicito!

    Una abraçada,
    Jordi Ros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s