Chi Kung, Arte de la Energía

El mundo se nos presenta ahora más que nunca muy movido, convulsionado. Hay mucha desorientación a pesar de toda la parafernalia material que nos rodea en ciertas partes del planeta. Es evidente que eso no nos hace sentir la felicidad. Por lo tanto son tiempos muy buenos para un cambio profundo de la conciencia. La Tierra a dado mucho y esta sobreexplotada. Hace falta un cambio de mentalidad, de prioridades en nuestras acciones. Es urgente conectar con la Fuerza interior, con el Yo Superior, Dios en nosotros, la Unidad, el Tao o como queráis nombrarlo.

Conexión con el Yo Superior, que es conciencia de amor, generosidad, compasión. Es un corazón que transpira serenidad, alegría, unión, confianza, belleza, amor por los demás, amor a la Tierra. Es un corazón humano y divino que se emociona como un niño. Este despertar de la conciencia en uno mismo produce un cambio dentro nosotros. Primero puede ser que apenas veamos la potencia y grandeza que tiene pues es primero una semilla. Después eclosiona y se empiezan a experimentar cambios en nuestras actitudes, en nuestra forma de mirar, de actuar, de relacionarnos. Como cada vez nos gusta más el bienestar que nos da, le damos alimento cambiando aquellas cosas que no nos permiten admirar y alimentar esa flor que crece y se desarrolla poco a poco en esa nueva consciencia que coge espacio interno.

Van cayendo esquemas y estructuras viejas de nuestro pensamiento, de cómo son las cosas, de quiénes somos. Y a cambio recibimos una renovación profunda y vital de nuestro Ser. Empezamos a sentir de nuevo, a saber lo que queremos de verdad, a disfrutar de las pequeñas cosas, de la mayoría de la vida, de la relación con los demás, con los animales tan queridos, la relación con los árboles y con las plantas. Con todo aquello que se nos ha ofrecido como nuestro jardín y que es nuestra responsabilidad cuidar con amor. Porque es con un corazón humano y divino que crecemos. Con armonía convivimos y participamos de lo bueno. Para llegar a lo material y sencillo hay que conectarse con lo esencial.

Lisette Babler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s