A la Virgen de la Merced: liberar la ciudad cautiva

Habla la Virgen de la Merced:

 

Hermoso Niño divino

No te olvides del Amor, que te ha creado

Y te está creando en este mismo momento.

Yo te libero del cautiverio,

de la cárcel interior,

de la ausencia de Amor.

Deshago la autocensura

Controlo al juez dictador,

 Al pirata de los mares de la culpa…

Venzo con luz y dulzura al que quiere hacerte indigno,

Al ego censor

Magnificador y hasta inventor de defectos

Y te hace su esclavo,

Como los israelitas en Egipto de faraón.

Olvidado de Gracia y de Merced,

Allí no hay redención…

Hay dolor…y quizá cierto confort

El de “¡Vivan las cadenas!”

No temas tu la libertad

Hijo Unigénito del Padre!

Por nacimiento te pertenece!

Arráigate!

Oración

 

Oh Virgen de la Merced, Mi Alma,

Hoy, en el día de tu fiesta como cada día,

Me salva

Tu radical inocencia

A la cual pertenezco

Y  que Yo Soy.

Me liberas de culpabilidad, de cadenas

Y grilletes psíquicos

Que me discapacitan en la vida

Para Ser,

Y llevar a término buen servicio

Mi Placer

Como ser humano libre.

El Niño Divino que tú en mi

Siempre estás dando a luz

Me redime de toda culpa,

Disuelve todo lo feo

Que a raptor y presa tanto gusta.

Salgo del encierro por tu Merced,

Por Gracia,

No por mérito: que conste!

Sigue derramándola

Sobreabundante

Sobre la corona de mi cráneo

Y mi Corazón,

Que yo, Mi Alma,

Me caso contigo.

“Patrona de Barcelona

Protegiu nostra Ciutat”

El patronazgo de la Virgen de la Merced en la Ciudad de Barcelona, se remonta a un sueño simultáneo que tienen tres notables (Jaime el Conquistador, San Ramon de Penyafort y San Pedro Nolasco) donde son instados por la Virgen a fundar una orden para la Redención de Cautivos (práctica frecuente y lucrativa entre los piratas de uno y otro bando). La eficacia de la Orden de la Merced ha sido enorme hasta nuestros días en el terreno del rescate en el Norte de África y últimamente en el trasfondo de la mayoría de ONGs que operan asistencialmente en las cárceles. A nosotros nos interesa principalmente el simbolismo: es decir la liberación efectiva que se produce en el nivel ontológico presente en cada uno. El Arte de la Energía es un recordatorio de la importancia de ese tipo de liberación.

J.O.P.

Cardedeu 24.IX.2012